Salfa: Calidad y seguridad a toda prueba

Salfa: Calidad y seguridad a toda prueba
Gerente Salfa de la Sucursal Temuco, Víctor Villalobos

Sobre 20 marcas. Autos en todos los segmentos. Camiones presentes en las más diversas actividades productivas e incluso la mayoría de las máquinas que asfaltan las rutas chilenas conforman el portafolio de marcas distribuidas por Salfa. 

Con una trayectoria de 23 años en Salfa, el gerente de la Sucursal Temuco, Víctor Villalobos sostuvo que es una empresa que tiene 80 años en el mercado y que se destaca por distribuir marcas que ofrecen prioritariamente de calidad, tanto en materiales, fabricación, fiabilidad.

“Son productos que dan confianza, lo que permite fidelizar al cliente en el tiempo, quien confiará en lo que le vendemos, tanto por la durabilidad del producto como un vehículo o máquina por su calidad como por la post venta que le damos”.

Dar confianza y seguridad en el uso es una consecuencia de un producto de calidad. “Nos da la tranquilidad que los clientes reconozcan que ofrecemos un producto de calidad, que además da una buena post venta y les permite cumplir con sus objetivos, que son la fiabilidad y confianza”.

Reconoce que en el mercado existe todo tipo de clientes. También hay quienes prefieren irse por el lado de un producto de menor valor. “Nosotros ofrecemos productos de valor, que ofrecen calidad, fiabilidad y confianza en su operación tanto en vehículos, máquinas, repuestos y neumáticos”, dice Villalobos. SALFA es una empresa que selecciona proveedores que le entreguen productos de valor, que ofrezcan confianza y seguridad. “No buscamos rentabilidad en el corto plazo, la buscamos en el largo plazo. Somos una empresa con 8 décadas y eso nos ha hecho ser  un hito en Chile”. Los clientes Mack, Toyota y John Deere, por nombrar marcas distribuidas por Salfa, son fieles a sus marcas por sus atributos y por el apoyo que tienen desde la compra hasta el servicio postventa, donde esta empresa se destaca.

Crecer con el cliente y darle un buen servicio está muy ligado a la seguridad que pueda ofrecer el producto, en todo tipo de condiciones de operación. “Sabemos que si va a cumplir con estándares probablemente superiores al promedio permite que un eventual accidente que pudiera ocurrir, no tenga consecuencias tan graves. Y si ocurre, que no sean tan graves, que sean predecibles. Eso es parte de nuestra política corporativa Salfa para el trabajo que hacemos internamente”, indica Villalobos.

Ejemplifica que en postventa en terreno, el equipo humano de la compañía recorre la zona en vehículos seguros, con protocolos de seguridad estrictos que los han llevado a que, prácticamente, no hayan tenido accidentes de consideración o mínimos. “Las personas, tanto nuestros clientes como colaboradores y la comunidad,  son importantes para Salfa. Es parte de nuestro propósito, que es brindar confianza a nuestros clientes para que ellos progresen. Esa confianza se da transversalmente. Para hacerlo, no es sólo un discurso: tenemos que tenerlo internalizado y cada persona que trabaja en Salfa lo tiene como un valor. Para eso está el autocuidado y trabajar con cuidado para que el resultado de lo que hacemos responda ante el cliente con calidad y confianza”.

Por ejemplo, la instalación de un neumático hecha de acuerdo a las recomendaciones y especificaciones entregadas por el fabricante dará la seguridad al cliente que no habrá sorpresas en el manejo y operación. Compartir la conciencia de la importancia del trabajo de cada una de las personas es parte de una cadena virtuosa que contribuirá a minimizar riesgos y a una operación más segura. “Eso va mucho más allá de vender o montar un neumático”, apunta. Esa conciencia se ha logrado e internalizado, lo cual se avala en la certificación y capacitación de cada miembro de Salfa, más allá del slogan. “Es un tema de convicción y que permite trabajar con tranquilidad. Prácticamente no recibimos reclamos y siempre tenemos que preocuparnos por seguir mejorando y no sólo porque sea un propósito de Salfa, si no que de las empresas que representamos, que nos eligieron también por eso. Líderes como Toyota y John Deere, por ejemplo, están encuestando en forma permanente a los clientes”. Marcas líderes eligen a una empresa líder como Salfa para distribuir y asistir a sus clientes y esa es una tarea que, como una compañía con más de 80 años en el mercado, continuarán desarrollando con excelencia.

Salfa: Calidad y seguridad a toda prueba

Toyota y pruebas Latin NCAP : Resultados que dan confianza

“La seguridad es una consecuencia de la calidad” reafirma Víctor Villalobos. “Y esto desde el proceso de fabricación hasta el servicio de postventa”. Eso da la tranquilidad y paz mental frente a que el vehículo funcionará sin problemas y, si eventualmente, sufre un siniestro producido por un tercero, habrá protección y salir ileso desde un accidente. 

“Muy pocas marcas pueden ofrecer eso. Y hoy existen las pruebas de seguridad NCAP, que en Latinoamérica son las Latin NCAP, que son hechas con independencia de las marcas, con parámetros absolutamente objetivos y muestran la calidad y seguridad de los vehículos, especialmente los más vendidos”, resume.

Toyota, en la mayoría de los productos que ofrece en el mundo, Latinoamérica y Chile, están en la categoría 5 estrellas de NCAP. Por ejemplo, la RAV 4 y el 4 Runner, de origen japonés, como el Corolla y Hi Lux de origen argentino, obtuvieron 5 estrellas. En su categoría, Yaris obtuvo 4 estrellas y lideró el segmento.

“Hay vehículos que tienen 0 estrellas y que buscan competir en su publicidad, aún teniendo airbags, con el Yaris. Cada cual es libre de elegir, pero cuando eligen Toyota eligen un vehículo de mayor valor, con una mayor seguridad y con una mayor confianza, con protección a su familia. En Salfa cumplimos con todos los requisitos y exigencias que nos exige Toyota y nuestros propios estándares. Por lo tanto, comprar acá da la tranquilidad de hacerlo en un concesionario serio, que respetará los acuerdos y que cumplirá con los protocolos y condiciones”.

 “En Chile, las grandes mineras exigen que sus contratistas y ellos mismos usen camionetas Toyota Hi Lux. ¿Por qué? Porque reúne sus requisitos de seguridad y no requieren jaulas interiores antivuelco. Su habitáculo es tan seguro que impide que los daños a las personas sean graves, además del sistema de airbags que posee. Todo esto no lo tienen otras marcas. El cliente de La Araucanía puede acceder a camionetas probadas en condiciones extremas como la minería, muy sujetos a accidentes y, en el caso eventual que ocurran, dan una probabilidad alta de salir en mejores condiciones que en un vehículo de menor calidad”.

Salfa representa a Toyota hace más de 30 años, con premios en ventas y post venta, con un equipo de personas calificados y certificados por Toyota Chile, además del respaldo de 5 años o 100 mil kilómetros.