El autocuidado y los controles preventivos son esenciales para una buena salud

Pilar Schneeberger
Su vocación nació en la infancia y hoy es una especialista en cirugía de cabeza y cuello. “Ver a un paciente recuperado me hace la persona más feliz del mundo”, asegura.

Pilar Schneeberger Hitschfeld, médico cirujano.

Estudió Medicina en la Universidad de La Frontera (UFRO), Temuco, donde también se tituló como médico cirujano, y posteriormente, en la Universidad de Chile, se especializó en cabeza y cuello.

Desde la infancia le atrajo la biología y siempre tuvo buen rendimiento académico, lo que le permitió acceder a esta profesión donde hoy es una reconocida profesional, además de regresar a la UFRO, hoy como académica.

“Me gustó la cirugía porque encuentro que es una especialidad práctica, muy técnica, muy precisa, ordenada y yo soy así en la vida también. Además, los pacientes son muy agradecidos porque la mayoría de las veces su problema se resuelve inmediatamente después de la cirugía”, explica.

Trabajando en los principales centros hospitalarios de Temuco, ha realizado intervenciones muy complejas, como reconstrucciones faciales complejas, y al mismo tiempo ha incursionado en cirugías mínimamente invasivas, esperando que en el futuro próximo puedan llegar a nuestra zona iniciativas de cirugía robótica.

Las cirugías que realiza, vinculadas al cuello y la cabeza, muchas veces están relacionadas con el cáncer, afectando la salud y la apariencia de las personas.

“Además de la recuperación de la salud, muchas veces se produce una reparación psicológica, logrando así una mejoría integral del paciente. Ver a un paciente recuperado y agradecido por mi trabajo, me convierte en la persona más feliz del mundo”, asegura.

La salud

En el ámbito de la salud pública siempre se requieren más recursos porque es imposible cubrir toda la demanda que existe, por lo que es habitual priorizar siempre a los pacientes más graves.

Al respecto, la doctora señala que “En la salud pública no se puede resolver todo porque los recursos no son infinitos, e independiente de que se inyecten muchos recursos, siempre van a faltar, es por ello que se priorizan los pacientes más graves”.

Sin embargo, también es un hecho que si las personas llevan vidas más sanas se enferman menos y requieren menos atenciones de salud.

“Hoy existen muchas patologías crónicas (diabetes, hipertensión) asociadas a conductas relacionadas con el sedentarismo y la obesidad. La mayoría de las veces estas patologías son evitables, pero la gente debe cuidarse y llevar vidas más saludables, evitando el tabaco y el alcohol, lo que agrava la situación”, agrega.

Recomendaciones

Según la doctora Schneeberger, si las personas quieren mantenerse saludables deben considerar dos recomendaciones: el autocuidado y los controles preventivos.

“La alimentación saludable, el ejercicio moderado y los controles preventivos son básicos para mantener una buena salud. Tanto hombres como mujeres deben realizarse controles por lo menos una vez al año, y al dentista cada seis meses”, recomienda, agregando que, “en el caso del cáncer, el control anual permitirá una detección temprana, lo que a futuro significa un mejor pronóstico para el paciente”.