“La responsabilidad de los residuos es nuestra, en cada hogar”

José Manuel Moreno, Director Comercial de Morcas Limitada y Roberto Moreno Director Ejecutivo

“El planeta vive una crisis silenciosa peor que el coronavirus, porque no nos damos cuenta. De aquí al 2050 los recursos de la Tierra no van a ser suficientes para la cantidad de habitantes”, señala enfáticamente el ejecutivo, cuya vocación de ayuda a los demás nació en la universidad y hoy desarrolla junto a su hermano.

Fundada por su hermano Roberto Moreno en 2013, la empresa comercial no funcionó y en 2015 la iba a cerrar. Pero decidieron aunar sus habilidades en 2016 y refundaron la empresa con orientación hacia la gestión de residuos.

“Primero pensamos en el vidrio, pero no tenía un buen valor, así es que optamos por el reciclaje de plástico, pensando que una gran cantidad de residuos plásticos se desperdiciaban sin sacar provecho de ello”, recuerda José Manuel Moreno, Director Comercial de Morcas Limitada.

Pero la empresa no se sustentaba sólo con la venta de la materia prima (el plástico) a las empresas recicladoras, no se sustentaba sólo con lo que se recoge de las casas o las calles, por lo que debieron implementar un nuevo modelo de negocios: “Cambiamos de un modelo de juntar residuos para vender, hacia entregar una serie de servicios de reciclaje, con le venta de contenedores, composteras, campañas educativas y todo lo relacionado”.

Gestores de residuos

“Hoy somos gestores de residuos, que conectamos a la gente que produce residuos o empresas que generan residuos, donde vamos, acopiamos y retiramos. Luego viene la valorización del residuo, donde a través de una empresa de reciclaje se transforman los residuos en algo nuevo”, explica el ejecutivo, agregando que “Mucha gente dice que nuestra empresa es una empresa de reciclaje, pero en realidad somos una empresa gestora de residuos, quienes llevamos a la empresa de reciclaje que completa el proceso”.

En este ámbito, existen dos tipos de residuos. El post consumo, que se genera los hogares, y los residuos post industriales, que se generan en las empresas. “Nosotros somos muy fuertes en el post consumo y desde las casas conectamos con las empresas que reciclan el plástico, latas de aluminio, botellas de plástico, envases de vidrio, y ahora vamos a abrir una línea de reciclaje electrónico y otra de residuos orgánicos”, señala.

“Actualmente el manejo de residuos post industriales es muy costoso porque el 90% tenemos que enviarlo a Santiago para poder valorizarlos, entonces no todos los residuos pueden costearse”, explica José Manuel Moreno, “hoy funcionamos en toda la Región de La Araucanía y tenemos planes de llegar hasta Puerto Montt y Los Ángeles”.

Crecimiento explosivo

Entre el año 2013 y el 2016 la empresa gestionó el reciclaje de 40 toneladas de plástico, en 2017 fueron 180 toneladas, en 2018 fueron 200 toneladas, y en 2019, 220 toneladas, lo que significan tasas de recuperación muy altas.

Pero lo que significó el vidrio, eso sí que fue explosivo: Entre 2017 y 2018 lograron reciclar 700 toneladas de vidrio, en 2019 reciclaron 1.400 toneladas, y este año ya llevan 1.900 toneladas, proyectando cerrar el año con 2.500 toneladas.

“Hay mucha gente con deseos de reciclar, pero lamentablemente el modelo de negocios que impera es la venta de residuos. Por ejemplo, si queremos reciclar cartón, que tiene un precio de $30 el kilo, eso no alcanza a costear la ruta del camión al momento de retirar. Entonces, hay todo un tema de política pública que hace falta como para entregar mayor infraestructura”, explica.

Ley REP en Temuco

Esa política pública ya se firmó en 2016 con la Ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje), que está comenzando a implementarse y que tiene como objetivo principal establecer una industria que se responsabilice por sus productos a través de la prevención de generación de residuos y de su recuperación y reciclaje.

Esa ley obliga, por ejemplo, a las empresas que envasan productos, a financiar sistemas de gestión, entidades sin fines de lucro que tienen que apoyar a las municipalidades o a los gestores para desarrollar redes de captación de residuos, y lo que se viene ahora: la recolección selectiva domiciliaria.

“Ahí van a cambiar las reglas del juego, porque las empresas que introducen envases al mercado, van a tener que pagar a gestores o municipalidades para que implementen el retiro selectivo en las comunas”, explica Moreno. ¿Por qué la obligación? “Porque si las empresas no cumplen las cuotas de recuperación que va a establecer el Ministerio de Medio Ambiente, van a tener que pagar multas. O sea, el que contamina, paga”.

En este ámbito nace también el “ecodiseño”, donde por ejemplo si el producto no tiene reciclaje en Chile, la empresa está obligada a utilizar materiales que sí tengan reciclaje en el país.

Educación

Para la educación sobre estos temas, Moreno explica que existen varias miradas. “Por ejemplo, cada vez que se toma una medida, eso no depende de un solo actor, hay muchos actores dentro de una comunidad. Están los que introducen los envases al mercado, pero en realidad el que genera el residuo es el usuario en la casa. La empresa vende el producto, pero yo soy el que elige comprarlo y luego dónde disponerlo. Por normativa, la responsabilidad de disponer los residuos es de la municipalidad, pero éticamente es nuestra, en cada hogar”.

“Afortunadamente los planes de educación desde muy niños vienen con temas de sustentabilidad y medio ambiente, lo que es muy bueno, porque actualmente estamos utilizando 1.7 planetas Tierra en recursos naturales renovables, y eso se debe a un aumento explosivo de la población. En 1930 llegamos por primera vez en la historia a mil millones de habitantes en todo el planeta, y en sólo 70 años al 2020, llegamos a 7 mil millones de habitantes, y se espera que al 2050 lleguemos a 10 mil millones, a quienes deberemos alimentar, vestir y los recursos del planeta no van a ser suficientes. Es así de simple”, explica el experto.

Por combatir esta tendencia, Moreno recomienda intensificar el llamado en los colegios, en nuestras comunidades, porque, aunque en el ámbito mundial somos un país pequeño, vamos a ser los primeros con la Ley REP en Sudamérica, “vamos a ser un ejemplo, una estrella, en medio de esta crisis silenciosa, peor que el coronavirus, porque no nos damos cuenta”, afirma.

¿Son rentables las empresas gestoras de residuos? Una vez que se implemente en su totalidad la Ley REP van a ser rentables. “Mientras esperamos ese momento, estratégicamente hemos desarrollado otras líneas de negocios, como nuestros propios contenedores, composteras y nos fuimos muy fuerte a la venta de servicios educacionales”, asegura.

“En dos años más este tema va a ser un negocio muy rentable y hoy es el momento de subirse a la ola, pero para eso se requiere de recursos propios, contar con camiones, bodegas autorizadas y traslados desde regiones a Santiago”, agrega.

Negocios verdes

Lo que sí es rentable a corto plazo es la glocalización, hacer cosas locales con un pensamiento global. “El desafío actual es generar la valorización en la región, que existan empresas que se atrevan a hacer cosas innovadoras con los residuos plásticos, para que se queden acá en Temuco y evitemos esa huella de carbono que se genera enviando residuos a Santiago”, añade.

En lo personal, la empresa le ha traído grandes satisfacciones. “Desde la universidad siempre dije que quería trabajar en una empresa que hiciera algo por los demás, que no fuera simplemente ganar plata. Creo que es parte de mi generación, que nos embarcamos en causas antes de pensar en el bolsillo”, reflexiona, agregando que tiene la esperanza de que esto se va a transformar en un negocio sostenible de triple impacto: “Medio ambiente, personas y margen de ganancias. Los dos primeros están resueltos para nuestra empresa, pero en la parte económica aún estamos al límite, aunque sabemos que en las condiciones en que esta el planeta, estos “negocios verdes” son los negocios del futuro”.

“Estoy cumpliendo un sueño al desarrollar este tipo de empresa, trabajando con mi hermano y colaborando con una región donde los vertederos están colapsados. Estamos felices de ser parte de la solución a esta gran problemática”, puntualiza.

Carga de pástico hecho chip, listo para despacho a planta de Santiago