En Temuco es necesario rescatar nuestra olvidada memoria artística y patrimonial

Daniel Lagos Ramírez, Artista grabador

El artista, licenciado en artes y magister en patrimonio, señala que Temuco es una ciudad muy joven, por lo que no cuenta con mucha historia del arte, lo que también es una ventaja: hay mucho por hacer.

Fotografías: Cristian Yáñez Ilabaca.

Daniel Lagos nació en Castro, Chiloé, pero ha pasado la mayor parte de su vida en Temuco, salvo la Licenciatura en Arte que realizó en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, una pasantía en la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia y el Magíster en Arte mención Patrimonio que realizó en la Universidad de Playa Ancha.

Pero su amor por el arte nació en la Academia de Bellas Artes de Temuco (ABAT), en el segundo piso de la biblioteca Galo Sepúlveda. “Ahí conocí la acuarela, el dibujo y el óleo, pero finalmente me he centrado en el grabado, y más específicamente, en la xilografía con color, a matriz perdida”, explica.

Actualmente desarrolla la docencia en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (por videoconferencia, debido a la pandemia), se encuentra preparando una exposición de grabados sobre los boteros del rio Cautín, realiza clases particulares y lleva adelante el taller Cherkán Color, en la calle Antifil de Temuco.

Proyecto Cautín

Actualmente, el artista trabaja intensamente para completar su exposición “Apariciones en el Cautín, Canoas y botes desde el grabado”, proyecto financiado por la Municipalidad de Temuco a través del Concurso de Iniciativas Culturales de Temuco 2020 «ActivArte», que será presentado los primeros días de noviembre.

“El río Cautín es un patrimonio de Temuco que debemos poner en valor. Con esta obra quiero rememorar cuando el río era un medio de transporte, un lugar de recreación, al contrario de la actualidad en que se contamina al tirar desechos o se modifica su curso por la extracción de áridos”, explica Lagos.

La pintura en Temuco

Recientemente, Lagos publicó un interesante artículo sobre la historia de la pintura en Temuco disponible en https://bit.ly/34pD2tf donde aborda aspectos desconocidos sobre pintores de Temuco entre 1900 y 1942, donde destaca la figura del pintor mapuche Juan Antonio Sepúlveda Ranquileo.

“Sabemos que Sepúlveda Ranquileo nació en las cercanías de Temuco, estudió con maestros en Santiago, volvió a pintar a Temuco y participó activamente de la sociedad local, hasta que finalmente partió a Europa, donde se le pierde la pista. Aún no encontramos obras de su autoría, por lo que se ha transformado en una figura casi legendaria digna de investigar”, explica Lagos.

Invitación

Considerando la novedad de este tema y la escasa información que existe sobre los pintores de Temuco, es que el artista realiza un llamado a quienes poseen en sus casas obras de arte sin identificar o que quieran compartirlas para realizar un análisis especializado.

“Es posible que se encuentren pinturas sin identificar en casas antiguas o personas que han heredado pinturas de sus familiares y no tienen un registro sobre ellas. Por lo que hago una invitación para que me envíen fotografías de sus pinturas por WhatsApp (+569-81478388) y juntos vayamos construyendo la historia del arte de Temuco”.

Quienes deseen contactarse con el artista y apreciar su obra, lo pueden hacer mediante sus redes sociales en Facebook (Daniel Lagos Ramírez) e Instagram (danlagos76).