Emprendimiento nacional comercializa diseño local del más alto nivel

Junto a su socio, Benjamín Moreno Poblete, ambos diseñadores, crearon un concepto de tienda online donde comercializan lo mejor del diseño independiente y la decoración local, con objetos y productos originales hechos a mano. 

En tiempos de pandemia, cuando la mayor parte de nuestras vidas se ha volcado al mundo online, The Product Culture (www.theproductculture.cl) llegó en el momento justo para satisfacer la búsqueda de productos exclusivos para nuestros hogares, con sus finas terminaciones, realizados por especialistas y maestros artesanos de todo Chile, bajo una filosofía “slow”, donde cada proceso tiene un tiempo adecuado para concretarse.

“Cada objeto es único”, recalca Javier Henríquez Méndez, unos de los socios de The Product Culture, “seleccionamos productos de excelente calidad, con propuestas estéticas que no tienen mucha visibilidad en el mercado nacional”.

Y es que visitar el sitio web The Product Culture es todo un deleite. Decoración, cerámica, iluminación y objetos innovadores expuestos en páginas de diseño minimalista con excelentes fotografías para ver hasta el último detalle de cada producto y las finas terminaciones de maderas, metales, vidrio y cerámica.

“Cuando empezamos y nadie nos conocía, nuestra principal forma de entrar al mercado fue nuestro sitio web y una buena estética, con el apoyo de una potente estrategia de marketing y redes sociales”, explica.

The Product Culture

Javier es hijo único de un doctor y una contadora, nació y estudió en Santiago, estuvo un tiempo en Canadá y finalmente decidió estudiar branding, creación de marcas. “La idea de crear una tienda 100% online, basada en una marca potente y en el e-commerce, nació en 2017”, rememora Henríquez, “El 2018 ya teníamos funcionando el sitio y actualmente contamos con más de 450 productos provenientes de todo Chile que se van rotando en el sitio web”.

La idea del nombre en inglés – The Product Culture- se ajusta al mundo bilingüe en que vivimos, con posibilidades en el extranjero, y es un concepto que apunta hacia los productos hechos a mano. “Desde el 2015 percibimos un nuevo auge por los objetos hechos a mano y al mismo tiempo el surgimiento de nuevos creadores, quienes comenzaron a surgir como brotes en suelo árido”, explica el profesional, “se trata de productos con identidad, con diseño contemporáneo, pero saliéndose de la artesanía tal como la conocemos”.

“Slow makers”

Aquí también se suma el concepto de los “Slow Makers”, los creadores de hoy no buscan entregar productos en serie ni por grandes cantidades. “En su mayoría ellos buscan crear y fabricar objetos a mano, con técnicas tradicionales, pero con una propuesta actual, contemporánea”, explica Henríquez, de ahí que nos encontremos con una lámpara que tiene como base una gran piedra o espejos con formas orgánicas, de la mano de makers de distintas partes del país.

“Con los creadores tenemos una relación de amistad”, agrega, “conocemos sus talleres, hemos compartido comidas, conocemos los procesos que realizan para elaborar sus productos, y así en general, en nuestra empresa, de manera interna, tenemos una relación horizontal, no hay jefes, todos somos iguales”.

Este concepto apunta al trabajo 1 a 1, es más lento y respeta las faenas y procesos necesarios para obtener un producto de primera calidad. “Son como los nuevos artesanos, quienes elaboran piezas únicas y coleccionables, por lo que a veces requieren de un tiempo de espera”, indica, “por ejemplo, puedes comprar un producto en el sitio web y te avisaremos si tiene un tiempo de espera que puede ser de una semana o más días, tiempo durante el cual tú sabes que el fabricante está trabajando en tu producto, y eso creo que produce una mayor satisfacción al recibirlo, a diferencia de los productos en serie que ya están todos hechos e importados, se producen por miles y te llegan en uno o dos días”.

Clientes satisfechos

Y todos estos beneficios ya los perciben los fieles clientes que han adquirido en un par de años. “La recepción por parte de los clientes ha sido buenísima, con excelentes comentarios, muy positivos, también hemos establecido relaciones con otras tiendas y vemos que todos los conceptos que promovemos han ido en alza durante la pandemia: la compra online, los slow makers, el fair trade, los productos manufacturados”, agrega Javier Henríquez.

“A pesar de la pandemia, en números estamos bien, pero algunos talleres de nuestros productores se han visto afectados, por los permisos, cuarentenas, dificultad para acceder a insumos y materiales”, puntualiza, “pero sabemos que esto va a pasar y tal vez podamos abrir una tienda física, pero mientras tanto nuestro sitio web y nuestras redes sociales son una excelente forma de seguir en contacto durante este periodo”.

Última Edición

Publicidad