Lo importante es que la tecnología beneficie al paciente

Pablo Betancourt, Cirujano Dentista:

Odontólogo titulado en la Universidad Mayor, Especialista en Endodoncia de la Universidad de La Frontera y Doctorado en Medicina e Investigación Traslacional de la Universidad de Barcelona, conversamos con el doctor Pablo Betancourt sobre los últimos avances del láser aplicado a la endodoncia y las últimas investigaciones desarrolladas en la Universidad de La Frontera.

La endodoncia es una especialidad odontológica que está orientada tanto a la prevención como al tratamiento de las infecciones que ocurren al interior de la raíz del diente, y que coloquialmente, se conoce como “tratamiento de conducto”.

El Dr. Pablo Betancourt actualmente se desempeña como director del Laboratorio de Investigación en Endodoncia, adscrito al Centro de Investigación en Ciencias Odontológicas (CICO) de la Universidad de La Frontera (UFRO)  y Coordinador del Diplomado en Endodoncia de la UFRO.

¿Cuáles son los casos más comunes que necesiten una endodoncia?

Lo más común es recibir pacientes con dolor, principalmente porque presentan caries que se acercan al nervio (tejido pulpar) o lo tocan, generando malestar a los cambios de temperatura, por ejemplo, puede doler con el frio, con el calor o también puede doler al morder. También llegan muchos pacientes por traumatismos (golpe o un accidente en bicicleta), que puede ser tan fuerte en el diente que la pulpa o el nervio no es capaz de soportar el estrés, por lo tanto, esta pulpa comienza poco a poco a degenerar y el paciente puede llegar a sentir mucho dolor. La mayoría de los problemas endodónticos son ocasionados por bacterias, responsables de que se generen cuadros agudos y crónicos en los pacientes, donde la solución es hacer el tratamiento endodóntico o el tratamiento de conducto.

¿Y qué otras afecciones pueden llegar a determinar la necesidad de una endodoncia?

Otra causa es cuando las personas necesitan rehabilitar el diente, por ejemplo, mediante coronas. Muchas veces el diente necesita recibir una endodoncia antes de poder seguir con el plan de tratamiento, entonces también la endodoncia se considera un paso anterior para rehabilitar muchas veces estéticamente o funcionalmente el diente. En resumen, tenemos los factores patológicos: caries o bacterias, el traumatismo; y también está el tratamiento de endodoncia para el paciente que tiene que rehabilitar su diente.

¿Y por qué la mayoría de los pacientes espera hasta tener dolor?

Según mi experiencia, este tema va ligado a dos factores: El primer factor son las malas experiencias de la persona o de su familia, donde creo que hay un tema cultural bastante fuerte, porque a veces son los padres los que transmiten el miedo a sus hijos por experiencias que no fueron tan agradables. Por otro lado, también están los costos de los tratamientos que alejan a las personas de realizar sus controles debidamente. Creo que son dos temas bastantes marcados que hacen que el paciente llegue a la consulta con un proceso patológico en curso.

¿Y cómo va la prevención?

En general hace varios años se ha dado un fuerte énfasis en el tema de prevención, y que ya se nota en los profesionales que están ejerciendo hoy en día, antes no se hacía tanta prevención o promoción de la salud como se hace actualmente. Por ese lado yo creo se ha ido avanzando y en parte es por la visión que han implementado las universidades en ese sentido.

Esto pasa también porque las mallas curriculares han ido cambiando, ahora las universidades tienen que pasar por procesos de acreditación en que se fomenta la prevención, y hablando de la UFRO, es una universidad que ya hace bastantes años que hace hincapié en la promoción y prevención de la salud oral.

Durante sus estudios en Europa, usted se acercó a la tecnología láser aplicada a la odontología.

A nivel país no existía un conocimiento generalizado del láser, , y eso me motivó para ir a Europa, porque el láser allá se viene utilizando hace ya varios años, como en Estados Unidos. El láser básicamente se ha propuesto como una alternativa terapéutica para ayudar al tratamiento endodóntico en la obtención de buenos resultados, o sea, no viene a reemplazar la terapia convencional, sino que viene a ayudarla como un complemento en el tratamiento antimicrobiano.

¿Y cuál es su ventaja frente a los medios tradicionales?

En un tratamiento de endodoncia convencional se usan las limas endodónticas, las que modelan el interior de la raíz, para luego desinfectar con antisépticos y posteriormente viene la fase de obturación del canal con un material inerte, llamado gutapercha, donde se sella todo el espacio que se modeló con la lima y que desinfectó. En realidad, la endodoncia tiene una gran complejidad, hay lugares de difícil acceso para los antisépticos, y aquí es donde hemos visto que el láser es capaz de impulsar el irrigante a las zonas que son de más difícil acceso, por lo tanto, se espera que se logre una mejor desinfección. Además, hemos demostrado que el láser incrementa la acción bactericida de soluciones antisépticas que se usan en endodoncia. El láser trata de una tecnología muy innovadora en este momento. Una de las grandes ventajas del láser es que no tiene contacto y es indoloro.

¿Esto es resultado de investigación de punta a nivel mundial?

Mientras estudiaba en Europa, en conjunto con investigadores de la Universidad de Barcelona, logramos generar tres publicaciones científicas donde se exponen resultados de nuestra investigación, los que fueron publicados en revistas de alto impacto de Estados Unidos e Inglaterra entre 2018 y 2020. También hemos podido exponer estos resultados en diversos congresos en Grecia, en Alemania, y estuvimos en un congreso de la Sociedad Española de Láser, en Burgos, donde obtuvimos el primer lugar en la categoría de trabajo científico.

¿Y cómo está la UFRO en el ámbito de la investigación?

La UFRO hace bastantes años viene dando bastante énfasis al tema de la investigación, lo que se ve marcado con los distintos proyectos que se ha ido adjudicando y con un creciente número de publicaciones indexadas. Esto se complementa con la creación de programas de postgrado que ya tienen bastante renombre, tanto de doctorados como de magister. Por lo tanto, la universidad ha ido avanzando claramente hacia la investigación, que complementa la formación del pregrado. Particularmente, la Facultad de Odontología de la UFRO destaca a nivel país por el espacio que se da a la investigación, a través de programas como el Magister en Odontología y por el apoyo importante en el perfeccionamiento de académicos, tanto a nivel nacional como en el extranjero.

¿Y cuáles son las principales líneas de investigación del laboratorio en investigación en Endodoncia que dirige?

Actualmente estamos trabajando en dos líneas. La primera es imagenología en tres dimensiones, empleando la tomografía computarizada Cone Beam,  lo que permite observar claramente las complicaciones anatómicas del diente. El estudio de la morfología dentaria es fundamental, debido a que aporta información muy valiosa para el tratamiento endodóntico. A nivel regional, es importante lograr un el estudio poblacional, donde se pueda obtener referencias que podamos transmitir a los endodoncistas de la región, debido a que tradicionalmente, nos hemos basado en investigaciones extranjeras, con datos de poblaciones extranjeras, lo cual nos aleja de nuestra realidad. Junto a nuestro equipo de investigación, recientemente nos adjudicamos un proyecto DIUFRO que nos está permitiendo avanzar en esa línea de estudio morfológico. La otra línea que estamos desarrollando es la que tiene que ver con la microbiología endodóntica y el tema del láser. También nos adjudicamos un proyecto DIUFRO como laboratorio, en el cual estamos explorando la acción de la terapia fotodinámica mediante láser, buscando también eliminar bacterias al interior del diente. La terapia fotodinámica se basa en la utilización de sustancias que al ser activadas por la luz, liberan radicales libres que son los que terminan produciendo la muerte bacteriana.

¿Y cuándo contaremos con el láser en Temuco?

Dentro de los próximos meses comenzaré con la implementación del láser aquí en Temuco. Es una tecnología que está pensada para ayudar a los pacientes que acudan con infección al interior del diente o que requieran una endodoncia, y espero replicar aquí en la región lo aprendido durante mi estancia en Barcelona.

Y toda esta tecnología que apoya su trabajo, ¿también beneficia la calidad de vida del paciente?

Eso es lo más importante: que toda la tecnología en que uno se va capacitando y va adquiriendo, siempre debe estar pensada en el bienestar del paciente, porque claramente van a ver cosas que mejorar, pero la tecnología en el fondo viene a contribuir al bienestar del paciente y a que los tratamientos cada día sean más óptimos.

¿Qué mensaje enviaría a las personas, especialmente a quienes son padres de niños pequeños?

Las personas deben tener conciencia de la salud dentaria tanto de ellos mismos como de sus hijos y de sus familiares. El ideal es que puedan visitar al dentista por lo menos una vez al semestre, porque cuanto más seguido se controlen se podrá prevenir y detectar posibles complicaciones y no desaparecer mucho tiempo hasta que aparezcan muchas más o más graves. También hago un llamado a la prevención, ahora que estamos en pandemia, lo que nos puede hacer olvidar el cepillado tres veces al día, y, sobre todo, recalcar el uso de la seda dental, que no reemplaza el cepillo, pero que también es necesaria para realizar una correcta higiene.