La Dirección de Innovación y Transferencia Tecnológica es una entidad transversal a toda la Universidad de La Frontera y es responsable del desarrollo de la investigación científica aplicada, la creación y la protección de la propiedad industrial e intelectual, así como de la transferencia tecnológica y el fomento al emprendimiento y competitividad a través de la innovación.

“Regresé a la universidad por la motivación de aportar desde mi experiencia en el mundo privado, para facilitar la conexión de las capacidades científicas con el medio nacional e internacional, y transferir de manera efectivo los resultados que de ahí”, comenta Franklin Valdebenito, Director de Innovación y Transferencia Tecnológica (ITT) en la Universidad de La Frontera (UFRO), “En lo personal, ha sido un verdadero regalo. Me encanta lo que hago, y estoy muy agradecido por la confianza del Rector, Vicerrector, y por supuesto el empuje de mi equipo de trabajo”.

Desde su actual cargo, Valdebenito explica que ha podido potenciar la gestión profesional de esta dirección mejorando todos sus indicadores, “y por supuesto crear programas que nos permitan fortalecer el desempeño de nuestra institución, en temas como internacionalización de la I+D con pertinencia territorial, emprendimiento de base científica que pongan en valor nuestros resultados de I+D, y vínculo con el territorio, trabajando de la mano con el Gobierno Regional de La Araucanía”.

Asimismo, agrega que ha priorizado conectar la dirección de ITT con las Facultades, donde existía un espacio que era necesario abordar. “Estamos desarrollando planes de trabajo específicos por facultad y apoyado por el Comité Asesor de la dirección, compuesto por representantes de cada unidad académica”, agrega.

Innovación y Transferencia Tecnológica

Pero, ¿Qué es la Innovación y Transferencia Tecnológica?  “Yo siempre digo que la “Innovación ocurre cuando la ciencia impacta”, es decir, nuestro propósito debe ser transferir el conocimiento y la tecnología que generamos en nuestros laboratorios al medio, provocando un impacto positivo en la sociedad”, explica Valdebenito, “Si eso no ocurre quedamos al debe, entonces, si no transferimos, no ocurre la innovación, necesitamos de la primera para lograr lo segundo”.

El modelo que utiliza la UFRO en este sentido se sustenta en identificar desafíos de la industria y/o sector público, y desde ahí alinear sus capacidades científicas para generar soluciones basadas en conocimiento. “Trabajar sobre desafíos implica necesariamente un trabajo interdisciplinario por defecto, el medio no demanda disciplinas particulares, pide soluciones”, agrega.

Franklin Valdebenito, Director de Innovación y Transferencia Tecnológica (ITT) en la Universidad de La Frontera

Emprendimiento con base científica

Entre los principales temas y ejes que se trabajan actualmente en la UFRO, el Director Valdebenito señala que buscan consolidar la posición de liderazgo en el fomento de iniciativas de emprendimiento de base científica que emergen de resultados de la investigación de tesis de doctorado. “Aquí, somos la universidad número uno en adjudicaciones de VIU FONDEF. Para esto creamos el Programa Trampolín Lab”, explica.

“Otro de los objetivos consiste en internacionalizar todo nuestro quehacer, vincularnos con el mundo, siempre desde nuestras capacidades únicas de la universidad y el territorio, incrementando nuestra participación en proyectos internacionales de I+D, creando una plataforma internacional para nuestros emprendedores científicos, incrementar nuestra transferencia de tecnología a otros países”, agrega Valdebenito, “Hoy tenemos 26 proyectos complejos de Investigación internacionales en ejecución, en 4 continentes. Para esto creamos el Programa Connecting.”

Consultado sobre el futuro de la Innovación y Transferencia Tecnológica en la UFRO, Franklin Valdebenito señala que se espera “Continuar fortaleciendo la vinculación con el Gobierno Regional a través del desarrollo de proyectos de innovación de alto impacto el territorio, como lo es la constitución del Centro de Innovación en Recursos Hídricos, Energéticos y Alimenticios ENALHI, proyecto que espera constituirse en una plataforma entre la UFRO y el GORE para el desarrollo de innovaciones para una mejor gestión integrada de estos tres recursos estratégicos en contexto de crisis climática”.

Apoyo a la tecnología y la innovación

Fabiola Vásquez Miranda, Coordinadora de Transferencia Tecnológica de la UFRO, es Ingeniero Civil Industrial con mención en Agroindustria, titulada en la UFRO, siendo además gestora del Centro de Apoyo a la Tecnología y la Innovación (CATI) en la Región de La Araucanía. Ligada a la innovación y la transferencia tecnológica desde la época universitaria, incluyendo posgrados en Chile y el extranjero, fue una de las fundadoras de la Unidad de Transferencia Tecnológica de la UFRO.

“Siempre me ha apasionado vincular la investigación que desarrollan las universidades con las empresas, soy una gestora de corazón, la idea es llevar el resultado de las investigaciones al mercado, para eso, mi mejor aliada fue la investigación aplicada, donde se encuentran todos los investigadores que crean conocimiento a quienes yo puedo ayudar a conectar con el medio”, explica, “me enamoré de la transferencia tecnológica porque encontré que es una vía formal para que se utilicen los inventos que se generan en la universidad. Para mí, los investigadores son lo máximo”.

Fabiola Vásquez Miranda, Coordinadora de Transferencia Tecnológica de la UFRO

Promotora de la universidad

El concepto de transferencia tecnológica no es muy bien comprendido por la sociedad en general, y muchas veces suena apabullante, y en este sentido, Fabiola Vásquez cuenta como anécdota, que, al estar en Alemania, prefería decir que era “promotora de la universidad” y así las personas no se sentían intimidadas por su trabajo.

En simple, “la transferencia tecnológica consiste en traspasar tecnología desarrollada en la investigación a que sea utilizada realmente”, resume. “El trabajo de los investigadores es altamente específico, entonces se requiere mucha colaboración y flexibilidad de las personas que conforman la unidad de transferencia tecnológica para crear procesos. Los investigadores tienen tendencia a pensar que la transferencia tecnológica es difusión, conlleva difusión, pero en realidad se trata de un proceso formal para agregar valor, por ejemplo, a través de la propiedad intelectual o la propiedad industrial, a través de una estrategia que se propone a los investigadores”, señala Fabiola Vásquez, “así, los pasivos se convierten en activos que son requeridos por el mercado, y demostramos de lo que es capaz la universidad”.

El 2011 se creó una Red Nacional de Gestores Tecnológicos, con el objeto de aunar el trabajo de académicos, investigadores y empresarios, que fundaron 14 personas y que hoy suman alrededor de 160 personas en todo el país. “Todavía somos pocos gestores, y se requerirán más en la medida que lo que se hace en la UFRO se haga también en otras entidades. La presencia de estos gestores facilita todo”, señala.

Metodología MAT

“Constantemente estamos apoyando investigaciones emergentes, y uno de nuestros ejes centrales al 2023 consiste en aplicar una metodología para crear Macroplanes de Acción Tecnológica (MAT) con líneas de investigación consolidadas en la UFRO, con la finalidad de transferir más de un resultado al mercado, para generar primero un impacto regional en el sur, y luego implementarlo en otras latitudes de Chile y el mundo”, explica Vásquez.

Entre las líneas de interés para aplicar esta nueva metodología se encuentra bienestar y salud, las industrias digitales, y todo lo asociado al cambio climático y la sustentabilidad del medio ambiente. “Se trata de temas transversales que están tomando en valor todo lo que la universidad tiene y transferirlo al mercado. Un ejemplo de esto es la primera licencia obtenida desde el Núcleo de Ciencias Sociales y Humanidades de la UFRO, donde transferimos un modelo de educación financiera a la Pontificia Universidad Católica de Chile y al Banco Estado”, explica, agregando que “donde probablemente alcancemos una licencia internacional con este desarrollo”.

También para pymes

Pero esta área no se vincula sólo con grandes investigaciones y grandes empresas, también existe relación con pequeñas y medianas empresas donde se establecen contratos de investigación y desarrollo (I+D), que permiten que las pymes trabajen conjuntamente en investigación con la universidad. “En esta área la envergadura de las investigaciones puede ser menor, pero el impacto puede llegar a ser mucho mayor. Tenemos procesos para atender esas necesidades, donde vamos creciendo juntos, para que esto sea escalable y el impacto sea mucho mayor, incluso en mercados internacionales”, explica la experta.

Última Edición

Publicidad