Felipe Benavente, Tecnólogo Médico, Fundador y Gerente de Alfa Vital:

En febrero de 2019, justo antes de la pandemia, comenzó esta PYME dedicada a la comercialización de insumos médicos.

“Empecé esta empresa con cero conocimiento en temas comerciales; mi experiencia profesional siempre estuvo ligada a la investigación y al trabajo de laboratorio”, relata Felipe Benavente.

¿Por qué este cambio del laboratorio a la independencia empresarial? “Yo me impuse algunos objetivos en la vida y establecí algunos planes para alcanzarlos, y entre ellos estaba implementar una empresa para la comercialización de insumos médicos.  El 2018 fue el último año que ejercí como investigador en el mundo de las ciencias”, afirma.

El 2019 regresó a Temuco e inició su empresa como algo totalmente nuevo, porque no tenía ninguna formación profesional en el área comercial y le empezó a gustar la dinámica, se fue dando cuenta de que sacar adelante una empresa era un camino muy atractivo de seguir en el ámbito de la realización personal.

“Originalmente, la PYME era una especie de “plan B”, pero le agarré el gusto, y ahora lo veo como una forma de realización personal. Fueron varios los factores que me llevaron a tomar esta decisión, pero también sigo relacionado media jornada con el mundo académico, la otra media jornada la dedico a la empresa”, explica.

Educación y emprendimiento

Al profesional, le llama la atención que no exista una formación comercial o financiera en ningún área de la enseñanza pre escolar, básica, media o superior, “en ninguna parte te lo enseñan, es algo que uno aprende solo, hay que tener el bichito del emprendimiento y un tremendo grado de resiliencia. La mayoría de los profesionales sigue un camino laboral pre establecido, pero los que emprenden son aquellos que lo hacen por necesidad o porque tienen el bichito”.

“No todos los egresados de ingeniería comercial son emprendedores, la mayoría termina trabajando para una empresa. Muchos empresarios de talla mundial critican que en ninguna etapa de la formación de niños y jóvenes ni siquiera se menciona que existe el emprendimiento”, agrega Benavente.

Además, el profesional enfatiza que no es fácil ser emprendedor: “La resiliencia significa caer diez veces y levantarse diez veces. Hay que considerar que los primeros años no se observan ganancias, generalmente uno solo ve pérdidas; esta fase se conoce como el “valle de la muerte” para las empresas.

“En la medida en que en alguna etapa de su formación se le enseñara a los estudiantes que existe el camino del emprendimiento, eso potenciaría mucho más la visión y la alternativa de seguir por ese sendero”, lo que según Benavente tendría un impacto social, “porque en la medida que tú haces crecer el círculo comercial, se beneficia toda la sociedad”.

En pandemia

“La pandemia sirvió para darnos a conocer, fue un momento que sirvió para que la PYME creciera pero luego se fue normalizando como todas las cosas. Tuvo un peak a mediados de 2020, momento en que no alcanzábamos a cubrir tanta demanda, pero luego se fue normalizando”, recuerda.

Originalmente, el empresario quería abarcar desde Temuco al sur, pero actualmente tiene despachos a todo el país a través de las distintas empresas courier o de transporte, “hemos llegado a Antofagasta, a Coyhaique a Chiloé, a todo Chile, la tecnología también nos ha ayudado mucho en este sentido”, recalca.

Lo que más se vende actualmente son los elementos de protección personal, como las mascarillas, los guantes, pecheras, cubre calzado y también los productos asociados a la desinfección, como el alcohol. Otro producto muy vendido son las cintas reactivas de uso domiciliario para medir la glicemia en pacientes diabéticos.

“Como empresa nos distinguimos por manejar un precio lo menor posible, sumando a ello, nos preocupamos de dar un buen servicio de pre y postventa mediante una atención personalizada, porque no podemos quedarnos en el mensaje o en el email. También procuramos que los tiempos de respuesta sean los menores posibles, ojalá responder de inmediato”, afirma.

SERCOTEC

Para crecer como pequeña empresa, Benavente destaca el apoyo al emprendimiento que entrega el Estado a través de SERCOTEC, “es una institución potenciadora de negocios y un buen apoyo para impulsar negocios nuevos, con cursos de capacitación, con fondos concursables, es una institución que te puede guiar desde el principio, es decir, desde que tienes una idea de negocio. Hasta el momento, hemos ganado dos proyectos SERCOTEC que nos han servido para potenciar la empresa”.

¿Una recomendación para los jóvenes que se inician?

“Lo primero es hacerse un autoexamen, para determinar sus áreas de interés y las capacidades personales, si es que el emprendimiento es un camino que les interesa seguir o no. Lo segundo sería buscar información respecto al área de interés. Si no se sienten seguros de empezar solos, pueden “tomarse de la mano” de un guía, como SERCOTEC. Ellos están para orientarte desde la idea que está en pañales; hacen cursos semanales, tanto para emprendedores como para empresarios, y también te guían al momento de postular a los recursos que necesitas”, recomienda.

“Este es un camino que recomiendo, por la realización personal y por la ventaja de ser tu propio jefe. Existe un dicho: “Trabaja por tu propio sueño o vas a terminar trabajando para el sueño de otro”, puntualiza Benavente.

Contacto con Alfa Vital:

www.alfavital.cl

Instagram @alfavitalchile

Facebook Alfavitalchile

Comparte esta publicación en tus redes

Publicidad